Comunidades de Cuidados y el componente 22

Este proyecto aporta una mirada estratégica para fortalecer las políticas de atención a la dependencia y contribuir a impulsar un cambio en el modelo de cuidados de larga duración, proponiendo servicios de apoyo comunitarios innovadores que refuercen una atención más centrada en la persona e impulsando la desinstitucionalización. En ese sentido, está plenamente alineado con los retos y objetivos abordados por el Componente 22 del Plan de Recuperación, Transformación y Resilencia.

En cuanto a las recomendaciones específicas por país del Consejo Europeo contempladas en dicho Componente, este proyecto aspira a contribuir a garantizar que los servicios sociales y de empleo proporcionen un apoyo efectivo, mejorar el apoyo a las familias y la coordinación entre distintos niveles de Gobierno.

En relación con las reformas previstas en el Componente 22, el proyecto está directamente ligado a la C22.R1: “Reforzar la atención a la dependencia y promover el cambio de modelo de apoyos y cuidados de larga duración” y a su correspondiente línea de inversión, la C22.I1 (“Plan de apoyos y cuidados de larga duración: desinstitucionalización, equipamientos y tecnología”), en cuatro de sus actuaciones:

  • Evaluación de la situación actual de las políticas de cuidados en centros residenciales, servicios de apoyo comunitario o proyectos de vivienda en comunidad en distintos territorios.
  • Contribución a la futura Estrategia Nacional de Desinstitucionalización con información basada en la evidencia y acciones de sensibilización para difundir una nueva cultura de los cuidados y transitar de la Atención Institucional a la Atención Comunitaria, siguiendo las Directrices Comunes Europeas.
  • Desarrollo de proyectos piloto basados en los valores y metodología del cohousing sénior para demostrar el funcionamiento de la atención comunitaria.
  • Impulso de centros de día innovadores e integrados en la comunidad que brinden apoyos y cuidados de proximidad en áreas rurales.

Desde el punto de vista instrumental, se elaborarán Planes de Acción Integrales que permitan:

  • Secundar el proyecto de vida, previendo los apoyos necesarios en caso de dependencia, con propuestas concretas para mejorar la calidad de vida en el hogar, comunidades intencionales, centros residenciales y para incorporar el MAICP en el SAAD.
  • Impulsar la inclusión social y prevenir el aislamiento, creando entornos facilitadores y actuando sobre todo el tejido comunitario con una perspectiva intergeneracional, atendiendo a los nuevos perfiles poblacionales y a la evolución de sus necesidades a lo largo de la vida, en la que los roles de proveedor y receptor de cuidados se suceden de forma natural.
  • Transformar la forma en que se piensan y desarrollan los apoyos y cuidados tanto en el hogar como en los entornos vecinales y residenciales.
  • Revelar necesidades de y generar propuestas para mejorar la autonomía y la autodeterminación de las personas mayores (accesibilidad, servicios, etc.).